/* at this point we're in a

Ahora suena:

Listen on Online Radio Box! Radio RoksLaser Fm Necochea

iPhone Android Blackberry winamp winamp

publicite

publicite

face

La final del desconsuelo

COMPARTILO:

La FIFA se empeña en mantener la final de consolación por aquello de los ingresos televisivos, la venta de entradas y la publicidad y se...

La FIFA se empeña en mantener la final de consolación por aquello de los ingresos televisivos, la venta de entradas y la publicidad y ser fiel a la tradición olímpica de la medalla de bronce, pero el fútbol es otra historia y los perdedores siempre reniegan de este partido que sobra en el calendario y es como un castigo añadido a la derrota en penúltima ronda. [Sigue el partido de Brasil contra Holanda en directo]
Para la deprimida Brasil, hundida tras la mayor vejación sufrida en su historia con ese 1-7 frente a Alemania, y la agotada Holanda, que tuvo que disputar dos prórrogas y penaltis en sus últimos duelos ante Costa Rica y Argentina, el choque del estadio Nacional Mané Garrincha de Brasilia es como hurgar en la heridas. Los jugadores de uno y otro combinado preferían estar ya de vacaciones, alejados de las críticas y del foco mediático.
Los anfitriones tienen que hacer de tripas corazón y tratar de lavar su imagen y acabar con honra y dignidad después de un ‘Mineirazo’ que seguramente les deje tantas o más secuelas que el ‘Maracanazo’ de 1950. El tiempo dictaminará porque, aunque la goleada fue la mayor de siempre para la ‘verdeamarela’, no es lo mismo la amargura de una semifinal que el drama de perder el duelo decisivo ante todo tu país.
«Sé que mi carrera va a quedar marcada por esta derrota, pero tenemos que seguir adelante, pensar en el próximo objetivo, que es la disputa del tercer puesto en el partido del sábado en Brasilia. Sé que es un sueño bien menor del que todos queríamos, pero tenemos que honrar la camiseta de la selección», señaló el técnico brasileña, Luis Felipe Scolari. Este partido significará probablemente la despedida de Felipao, aunqueel seleccionador prefirió ser evasivo estos días respecto a su continuidad. «Tenemos compromiso con la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) hasta el final del Mundial, y aún no ha llegado ese día. Después, probablemente hablaremos. Todo pasa por lo que decida el presidente», dijo el aún técnico brasileño.

«Tercos y cobardes»

Sin embargo, la realidad es evidente, y más después de que el próximo videpresidente de la Confederación, Delfim Peixoto, acusara a Felipao de haber sido «demasiado terco» al mantener un sistema con el que no se han sentido a gusto los futbolistas. Adenor Leonardo Bacchi, ‘Tite’, hoy sin equipo y los tres últimos años con excelente desempeño al frente del Corinthians, al que hizo campeón de la Libertadores y del Mundialito de Clubes, es el principal candidato al banquillo auriverde.
Scolari recupera para este partido al defensa, líder y capitán Thiago Silva, suspendido en la semifinal contra Alemania y mal sustituido por Dante, y que debe volver a su puesto en el centro de la zaga. Neymar no estará en el terreno pero ha decidido esta vez acompañar al equipo en Brasilia, después de haberse refugiado en su domicilio en semifinales y ser acusado en la prensa de «cobarde».
Tras su fractura en una vértebra que le dejó fuera del Mundial, Neymar abandonó el centro de entrenamiento para concentrarse en su casa en Guarujá, en el litoral del estado de Sao Paulo, donde ha continuado con su recuperación. Se le ha acusado de huir y por eso compareció por sorpresa el jueves para pedir disculpas, lloriquear y decir que, aunque suene raro en Brasil, desea que gane Messi la final.
Nada más caer ante Argentina, Van Gaal ya expresó sin ambages el sentir de los holandeses. «Tenemos un día menos de descanso que Brasil . Eso no es fair-play. El partido por la tercera plaza no tiene nada que ver con el deporte. Yo ya lo había dicho hace 15 años, porque puedes haber hecho un torneo fantástico e irte con dos derrotas», dijo, malhumorado.
Holanda tiene las dudas de dos de sus estrellas, Van Persie, que sufre molestias intestinales desde hace días, y Sneijder, que recibió un golpe en la pierna derecha en semifinales, tras una entrada de Martín Demichelis.
Además, parece complicado que Van Gaal cuente con Nigel de Jong, que sufrió una lesión muscular en el partido de octavos de final contra México, y que tras estar ausente en cuartos contra Costa Rica, fue titular frente a Argentina para vigilar estrechamente a Messi. Pero aguantó el primer tiempo y poco más.
Nadie querría jugar pero el equipo que tendrá más que perder en este partido será Brasil, ya que una nueva derrota agravaría aún más las profundas heridas abiertas y de difícil cicatrización. Con humillaciones así, ni el tiempo lo cura todo.


COMENTARIOS

BLOGGER

publicite

tune in

publicite