/* at this point we're in a

Ahora suena:

iPhone Android Blackberry winamp winamp

publicite

publicite

face

De rinocerontes a leopardos, otros "trofeos" del dentista que cazó al león Cecil

COMPARTILO:

Además del león más famoso de Zimbabwe, Walter James Palmer tuvo como presas a rinocerontes y leopardos. Fue condenado por tirotear a un os...

Además del león más famoso de Zimbabwe, Walter James Palmer tuvo como presas a rinocerontes y leopardos. Fue condenado por tirotear a un oso negro y los arqueros cuestionaban su ética. Dispara desde los cinco años. 

La biografía de Walter James Palmer parece la de un cazador compulsivo, combinado con una vida apacible en una clínica dental. Algunas ausencias, viajes a África, disculpas tal vez a los enfermos, los amigos del club de caza, su fama de cazador dudosamente heroico… Un cazador norteamericano, rico dentista de Minnesota, es el responsable de la muerte de Cecil, el león más famoso de Zimbabwe.
Walter cobró cierta fama hace un tiempo por su relato de cómo había disparado a un oso negro en Wisconsin. En el 2008, fue condenado por dar un falso testimonio a la Administración de los Servicio de Fauna Salvaje y Pesca sobre la caza de ese animal, que fue fatalmente tiroteado.
En 2009, declaró a The New York Times que había aprendido a disparar "a los cinco años" y era "capaz de acertar el disparo a una carta a 90 metros de distancia".

Palmer tiene documentadas varias cacerías en los registros del Pope and Young Club, donde los arqueros registran sus cacerías en el Norte de América para la posteridad, según explicó Glenn Hisey, el responsable del archivo. Hisey añadió que alertó a la junta directiva del club que la ética de Palmer estaba siendo cuestionada. Él dijo que los registros nacionales de Palmer podrían verse comprometidos si se demostraba que había hecho algo ilegal en el extranjero.
Para colmo, la congresista Betty McCollum ha reclamado que se abra una investigación sobre Palmer para comprobar si la cacería había violado alguna ley de los Estados Unidos. Palmer (que pagó 45.000 euros) fue al Parque Nacional de Hwange (el 1° de julio) acompañado del cazador Theo Bronkhorst. Ambos tenían la idea de cazar un león, y vieron a Cecil. Ante su presencia, decidieron engañarlo y sacarlo del parque, y, para ello, ataron a su vehículo la cabeza de un animal muerto para llevarlo hacia una granja privada cercana. 












Fuente: La Vanguardia

COMENTARIOS

BLOGGER

publicite

tune in

publicite