Ahora suena:

iPhone Android Blackberry winamp winamp

publicite

publicite

face

Daniella Semaan, la botinera que deslumbró a todos en el casamiento de Messi

COMPARTILO:

Morocha, ojos verdes y curvas para el infarto, tiene 5 hijos y una vida de película.



Morocha, ojos verdes y curvas para el infarto, tiene 5 hijos y una vida de película.




Muchos rosarinos eligieron a Antonela, la mujer de Messi. Otros se quedaron con la archiconocida Shakira. Y no faltaron quienes señalaron a María Sol, la hermana de La Pulga, como una de las más lindas del casamiento del crack del Barcelona.

Sin embargo, la dama que cautivó en la boda del año llegó de Europa y fue Daniella Semaan, la mujer de Cesc Fábregas, una morocha explosiva y con una historia personal fascinante.

De ojos verdes, labios carnosos y un cuerpo moldeado a base de gimnasio y algunas paradas técnicas en las manos de los mejores cirujanos del mundo, Daniella se convirtió en una botinera hace apenas 7 años. Antes jamás se había acercado a una cancha de fútbol.

Nació el 4 de junio de 1975 en Miziara, un pueblo de apenas 5.000 habitantes ubicado al norte del Líbano. Y cuentan que desde chica encandilaba con su belleza y simpatía.


Ya adolescente, buscó dar un paso adelante y se mudó a Beirut, la capital de su país y una de las ciudades más vanguardistas y occidentalizadas del Medio Oriente, donde comenzó una carrera como modelo.


Daniella se casó muy joven con su novio de toda la vida. Un hombre llamado Elie Taktouk, quien había nacido en su mismo pueblo y en pocos años se había convertido en un hábil empresario inmobiliario. La ceremonia fue en 1999, cuando ambos tenían 24 años. Se instalaron en Londres.En Inglaterra los negocios de su marido crecían a un ritmo frenético y ella se dedicaba a pasear y a gastar buena parte de los millones que iban ingresando. En poco tiempo nacieron María y Joseph. Y nadie dudaba de que la familia Taktouk-Semaan era feliz.


Pero todo cambió en 2010.


Fábregas ya era un futbolista reconocido en todo el planeta, una de las figuras del Arsenal inglés y venía de ganar el Mundial de Sudáfrica con la selección de España.


Ah: y llevaba 7 años de noviazgo con una española llamada Carla.


Sin embargo, una noche Cesc y Daniella coincidieron en el restorán japonés Nozomi, uno de los más top de Londres. Y aseguran que el flechazo fue mutuo.


Nunca quedó claro quién dio el primer paso: mientras algunos dicen que el volante le pidió su teléfono, otros aseguran que ella se le arrimó con la excusa de que le firmara un autógrafo y le dio su número.


Lo concreto es que a Daniella no le interesó el hecho de que aún estaba casada y mucho menos los 12 años que le lleva a Cesc: hoy ella tiene 42 y él, 30.Fue tal el enamoramiento que comenzaron a verse casi sin ocultarse.


En Londres, sí, pero también en distintas partes de Europa, donde Daniella viajaba supuestamente para descansar junto a un grupo de amigas.

Su esposo recién descubrió el engaño cuando vio en una revista unas fotos de Fábregas en Ibiza, acompañado por una voluptuosa morocha: su esposa.Aunque jamás pudo regresar al Líbano, Daniella no se hizo demasiados problemas. Y lentamente se convirtió en una de las botineras más deseadas por los hombres y envidiadas por las mujeres europeas.


No pudo evitar un litigio que continúa hasta el día de hoy con el magnate libio con el que se casó, quien más allá del divorcio le inició un juicio acusándola de haberse quedado con una mansión valuada, en 1998, en 5 millones de libras esterlinas.


Pero a ella no le importó. Siguió adelante de la mano de Fábregas. De hecho, volvió a ser madre (tuvieron a Lía, Leonardo y Capri) y con la transferencia de su nuevo amor al Chelsea hasta se sacó las ganas de volver a vivir en Londres, una de las ciudades que más le gustan.


Barcelona también está entre sus favoritas. Y fue ahí donde se hizo muy amiga de Antonela Roccuzzo, la flamante esposa de Lionel Messi, con la que el último fin de semana se divirtió, bailó y, cuentan en Rosario, hasta opacó a
 la mismísima novia.

COMentarios

BLOGGER

publicite

tune in

publicite